¿Y QUE CLASE DE PERSONA SOMOS? :)

¿Por qué odiamos a Flanders?


¿No es Flanders una bellísima persona? Un hombre trabajador, padre dedicado y entregado marido, siempre presto a ayudar al que lo necesite, cuida por igual cuerpo y mente. ¿No es perfecto?
¿No es insufriblemente perfecto…?
Aceptemos una realidad de la vida: todos odiamos a Flanders, que es una magnífica persona. Homer es un egoísta, incompetente, feo, gordo y calvo. Pero a quien detestamos es a Flanders.
¿En qué lugar nos deja eso?
¿Es odiosa la perfección?
Unos psicólogos muy gamberros decidieron comprobar si la gente perfecta es realmente tan despreciable como dicen los tópicos.
El experimento consistía en lo siguiente. Cogieron a unos cuantos pardillos y les dijeron algo así como: “ey, Bob (por ejemplo). Estamos buscando gente para un concurso de televisión de conocimientos, y tenemos aquí la grabación de un candidato. Nos gustaría que la escucharas y nos dijeras qué te parece”.
Y Bob escuchaba la grabación. El tipo hablaba un poco de sí mismo, respondía a unas cuantas preguntas estilo Trivial Pursuit y se marchaba.
Había en total cuatro tipos, cuatro grabaciones, pero ninguno de los pardillos del experimento oía las cuatro grabaciones, sólo una.
Y como siempre, había truco. Porque los cuatro tipos eran el realidad el mismo tipo, un actor profesional que representaba un papel distinto en cada grabación.

  1. Un tipo extremadamente competente, 92 % de acierto en las preguntas, premio honorífico en el instituto, editor del libro de graduados y miembro del grupo de seguimiento.
  2. Un tipo mediocre, 30 % de acierto en las preguntas, calificaciones bastante corrientes, corrector de pruebas del libro de graduación y se había presentado para el grupo de seguimiento pero no le aceptaron.
  3. El tipo perfecto de nuevo, pero esta vez se le caía el café y se manchaba el traje.
  4. El tipo mediocre de nuevo, que también se manchaba el traje.

Resumiendo, teníamos un tipo competente, otro competente pero torpe, otro mediocre, y otro mediocre y además torpe.
¿Resultados?
La gente en general prefiere al competente sobre el mediocre, y al hábil sobre el torpe, pero cuando se da todo a la vez, sorpresa, la gente prefiere  al competente un poquito torpe.
Y como detalle interesante, la gente prefiere al hombre perfecto sobre el mediocre que no se tira el café encima… pero por poco.
Conclusión
En realidad, no hay conclusión. Este experimento sólo demuestra que realmente odiamos a los perfectos Flanders del mundo, pero no nos dice por qué.
Ahora bien, si resulta que preferimos a un egoista como Homer a una bellísima persona como Flanders, ¿qué clase de persona somos?….AHÍ DEJO LA PREGUNTA 🙂

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s